!

COVID-19 Response

Access our COVID-19 Response homepage, with more information and resources during the COVID-19 pandemic, including what to do if you’re experiencing symptoms.

About Us

Baylor College of Medicine apoya investigación exhaustiva, entrenamiento y abogacía para abordar la seguridad de armas de fuego

Master
Content

La seguridad de armas de fuego es un asunto crítico de salud pública en los Estados Unidos. Más de 38.000 personas en U.S.A. mueren cada aňo como resultado de violencia por armas de fuego, y muchos más resultan heridos. Datos recientes sugieren que el costo de hospitalizaciones iniciales por lesiones relacionadas con armas de fuego promedia $734,6 millones por aňo. Lesiones relacionadas con armas de fuego están entre las cinco causas principales de muerte de personas menores de 65 aňos en los Estados Unidos, y son la segunda causa principal de muerte en niños, muy cerca de los choques de vehículos de motor. Lesiones y muertes por armas de fuego afectan desproporcionadamente a las personas más jóvenes y están fuertemente asociadas con el lugar de residencia, raza y etnicidad, y el nivel de educación.

Baylor College of Medicine, como muchas otras organizaciones profesionales y de salud pública, apoya una estrategia enfocada en la salud pública para instituir estándares de seguridad de armas de fuego. En nuestro trabajo, nosotros hemos avanzado este compromiso mediante estrategias tales como educar a los pacientes en el almacenamiento seguro de armas de fuego, proveer e invertir en programas para la prevención de violencia, trabajar con nuestros hospitales afiliados para proveer servicios de trauma y seguimiento con cuidados para víctimas de violencia por armas de fuego, y proveer análisis éticos para apoyar la formulación de políticas y diálogo público sobre soluciones efectivas para reducir muertes y lesiones por armas de fuego.

Baylor College of Medicine no está tomando una posición sobre el derecho a tener armas, más bien nosotros estamos tomando una posición sobre la seguridad en el uso de armas de fuego como tópico importante de salud pública. Los elementos claves de nuestra posición para mejorar la seguridad de las armas de fuego incluyen los siguientes:

  1. Investigación en salud pública financiada por el gobierno y el sector privado es crítica para reducir muertes y lesiones relacionadas con armas de fuego. Investigación en salud pública financiada por el gobierno (estatal y federal) y el sector privado ha jugado un papel clave en reducir lesiones, enfermedades y muertes relacionadas con numerosos temas de salud pública, incluyendo choques de vehículos a motor, tabaco y enfermedades infecciosas. Se necesita urgentemente una inversión similar para entender las causas de muertes y lesiones relacionadas con armas de fuego, estrategias que efectivamente promuevan el uso seguro de armas de fuego, y últimamente desarrollar soluciones apropiadas para prevenir muertes y lesiones en el futuro. Por primera vez en dos décadas, legisladores en U.S. recientemente pasaron un proyecto de ley de gastos del gobierno por $25 millones para los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés) y los Institutos Nacionales de Salud (NIH, siglas en inglés) para llevar a cabo investigaciones sobre violencia por armas de fuego. Baylor College of Medicine apoya firmemente estos esfuerzos y la necesidad de fondos continuos y significativos para avanzar las investigaciones en este asunto crucial.
  2. Se necesita invertir más en programas de intervención y prevención a niveles escolar y comunitario. Nosotros aplaudimos estados y ciudades como CaliforniaTexasCiudad de Nueva York y Filadelfia, los cuales han buscado identificar soluciones basadas en la comunidad para prevenir muertes y lesiones relacionadas con armas de fuego. Dada la desproporción de muertes y heridas asociadas con armas de fuego entre la juventud, nosotros apoyamos el proveer servicios en-sitio con centros de salud basados en escuelas y comunidades y modelos de servicio similares. Este tipo de iniciativa debe ser parte de un esfuerzo más amplio para apoyar la salud de los estudiantes y promover habilidades para resolver problemas sociales mediante programas diversos y culturalmente apropiados para abordar intimidaciones (bullying, en inglés), violencia, trauma y otros asuntos sociales y emocionales, y ayudar a crear una cultura de inclusión.
  3. Prácticas para el almacenamiento seguro y protegido son esenciales para reducir el riesgo de muertes y lesiones por armas de fuego. Asegurarse que las armas de fuego estén guardadas de manera segura y protegida es de importancia crítica para prevenir lesiones tanto involuntarias como intencionales, particularmente en hogares con niños y niñas, adolescentes y personas con demencia o problemas de abuso de sustancias. En varios estados, fallo en guardar armas de fuego en forma segura puede tener ramificaciones legales. Por ejemplo, en Texas es un delito menor de Clase C el hacer que un arma esté accesible a un niño y puede escalar a delito menor de Clase A si el niño descarga el arma y causa la muerte o heridas serias a si mismo o a otra persona. Más esfuerzos para asegurar que las armas de fuego estén guardadas responsablemente pueden mejorar el cumplimiento de la ley y últimamente reducir el número de heridas y muertes. Nosotros también apoyamos el uso de órdenes de protección de riesgo extremo (ERPO, siglas en inglés) o leyes de ‘bandera roja’ que permiten a los oficiales del estado solicitar una orden de la corte para tomar posesión temporal de armas de un individuo que muestra comportamiento peligroso.
  4. Apoyamos los esfuerzos para identificar innovaciones tecnológicas que avancen la seguridad de armas de fuego. Aunque se han desarrollado seguros de gatillo especializados y cajas de seguridad y existe apoyo público, ha habido poca aceptación de estas tecnologías de “armas inteligentes.” Nosotros apoyamos más investigación en éstas y otras estrategias tecnológicas para prevenir el uso indebido de armas de fuego, incluyendo disparos involuntarios y autolesiones.
  5. Los médicos deben ser entrenados y habilitados para aconsejar pacientes en la seguridad de armas de fuego. Los médicos juegan un papel principal aconsejando pacientes sobre un rango de asuntos de la salud y tienen la obligación ética de proteger a sus pacientes contra daňo. Los médicos rutinariamente aconsejan a sus pacientes sobre prevención de lesiones, desde el uso de asientos de carros para infantes hasta la prevención de ahogamiento infantil y el uso del tabaco. Se ha mostrado que el asesoramiento por profesionales de la salud aumenta el almacenamiento seguro de armas de fuego. La mayoría de los médicos sienten que aconsejar sobre la prevención de lesiones por armas de fuego está dentro de sus responsabilidades profesionales. Sin embargo, la mayoría no aconsejan a sus pacientes, citando las barreras de entrenamiento limitado y falta de tiempo. La mayoría de los pacientes también son receptivos a aprender estrategias para reducir daňo por armas de fuego y a recibir consejos de sus médicos. En este contexto, nosotros apoyamos esfuerzos educativos amplios para entrenar estudiantes, residentes, aquéllos entrenando en una especialización y médicos practicantes en cómo aconsejar pacientes sobre seguridad de armas de fuego de manera culturalmente competente, y con reembolso adecuado por tales servicios como parte del cuidado regular del paciente.
  6. Nosotros nos oponemos a leyes que prohíben a los médicos discutir la propiedad de armas de fuego y prácticas de seguridad. Nosotros creemos que los profesionales de la salud deben ser entrenados para reconocer y responder a personas en riesgo y hacemos un llamado para más inversiones en programas de intervención basados en hospitales, tal como aquéllos en el Centro de Trauma y Duelo en Texas Children’s Hospital, donde los miembros de nuestra facultad están entrenando a pediatras en la comunidad y a pediatras en entrenamiento para que provean consejos en el almacenamiento seguro de armas de fuego de manera de reducir muertes involuntarias y suicidios dentro de nuestra comunidad. Nosotros también hemos entrenado cientos de médicos basados en escuelas en la gran comunidad de Houston en intervenciones basadas en evidencia para ayudar a jóvenes traumatizados expuestos a violencia en la comunidad.

Baylor College of Medicine está comprometido a prevenir muertes y lesiones futuras causadas por armas de fuego. Miembros de nuestra facultad han hablado claramente sobre la necesidad de investigar, han explorado las tendencias en la mortalidad por armas de fuegorevisado las técnicas de enseñanza y las leyes de rendición existentespresentado sobre oportunidades para la prevención de lesiones y participado en esfuerzos locales y nacionales discutiendo y proporcionando recomendaciones. A través de nuestros Programas Baylor para la Comunidad, nosotros proveemos educación experiencial en grupo dirigida a reducir el crimen juvenil, y proveemos asesoramiento y terapia individual, incluyendo abordar necesidades relacionadas con trauma de personas expuestas a violencia. Estas terapias se ofrecen en nuestra Baylor Teen Health ClinicMenninger ClinicTrauma and Grief CenterHarris Health, y otras. Nuestra Oficina de Diversidad, Inclusión y Equidad Institucionales busca promover una cultura de inclusión mediante programas, recursos y entrenamiento, y nuestro Centro de Excelencia en Equidad de la Salud, Entrenamiento e Investigación está enfocado en estrategias novedosas para reducir o eliminar disparidades de salud.

Nosotros creemos que proteger el recurso natural más precioso de esta nación, su gente, tiene que ser la máxima prioridad. Como una de las principales universidades de ciencias de la salud, tenemos la responsabilidad de crear soluciones escalables y colaboraciones significativas que ayuden a mantener a nuestras comunidades seguras. Nuestra esperanza es que, además de la educación, investigación y cuidados que proveemos cada día, también podamos iluminar este tópico y contribuir creando un efecto positivo que ultimadamente salva vidas.